Marihuana Bonsái: entre la horticultura y la legalidad

Cannabis legal: si quieres información o deseas adquirir productos y vives en Lima o en general en el Perú, antes de seguir leyendo te sugerimos que tomes conocimiento de las normas vigentes en el país, haciendo click aquí.

Una plántula de cannabis en miniatura

La marihuana Bonsái ha despertado el interés de numerosos cultivadores, especialmente de aquellos que prefieren producir nuevos ejemplares a partir de esquejes, en lugar de semillas, ya que es posible obtener plantas idénticas a la madre. Esto significa mantener su genética perfectamente intacta.

Cuando hablamos de esquejes nos referimos a una pequeña parte del espécimen original cortado y plantado en tierra para asegurar que desarrolle sus raíces y dé lugar a una nueva planta. En el caso del bonsái, es una opción para acelerar el desarrollo inicial de la planta; en el caso de grandes cultivos, los esquejes ahorran tiempo y dinero.

Antes de explicar cómo cultivar un bonsái de marihuana, es necesario aclarar que solo los cultivadores más experimentados pueden dedicarse a este “arte”, ya que requiere mucho cuidado y el uso de técnicas agrícolas avanzadas, como la poda. Una operación imprescindible para obtener los resultados deseados.

Ahora veamos en detalle qué es un bonsái, cómo proceder para obtener un cáñamo de este tipo.

Que es un bonsái

Bonsái japonés
Bonsái japonés

El origen del bonsái es oriental. Se dice que los japoneses tomaron esta técnica de la técnica china del penjing, más conocida como penzai, basada en el cultivo de árboles y plantas en miniatura con fines artísticos. Estas representaciones también pueden contener elementos del paisaje, como rocas o corteza.

Los japoneses lo personalizaron, aplicándole su concepto de estética influenciado por el zen y vinculado al llamado seishi, el arte de dar la forma deseada a las plantas respetándolas plenamente.

El término bonsái en realidad significa “plantar en una maceta”. Este último puede ser tanto cuadrado como redondo. Esto da como resultado un árbol idéntico a la versión de tamaño completo, con la misma energía y vitalidad. Evidentemente, para obtener tal ejemplar no basta con introducir la planta o la semilla en un recipiente pequeño. Se deben utilizar técnicas especiales para garantizar que el arbusto adquiera el tamaño y la forma deseados.

Cómo cultivar un bonsái de marihuana

Bonsái de marihuana
Bonsái de marihuana

La marihuana bonsái sigue los mismos principios que el bonsái tradicional, por lo que se guiará en su desarrollo con el fin de obtener una planta pequeña pero sana y productiva como sus primas grandes. Puede decidir iniciar el cultivo a partir de una semilla o de un esqueje. La mayoría de los cultivadores prefieren este último por las razones mencionadas al principio de este artículo.

Otra precaución a seguir es elegir una planta madre que ya sea pequeña en sí misma. De esta forma tendrás menos dificultad para producir el bonsái del tamaño deseado. A continuación, le mostramos cómo comenzar un cultivo con esqueje.

Técnica del bonsái: el atado
Técnica del bonsái: el atado

1 – Preparación de la maceta

En primer lugar, debe perforar agujeros en los lados de una maceta. Para un trabajo más preciso es bueno utilizar un taladro, pero tenga cuidado de no dañar el recipiente. Los agujeros deben ser lo suficientemente grandes para que los cordones pasen a través de ellos.

2 – Insertar la tierra

En este punto es necesario introducir el sustrato, que es la tierra con sus nutrientes, en la maceta sin compactarla demasiado, para que esté bien ventilada. Esto facilitará que el esqueje se ancle en el suelo y desarrolle raíces.

3 – Cómo plantar el esqueje

Una vez arreglada la tierra, se puede plantar el esqueje en la maceta y colocar junto a él un troquel de madera, necesario para orientar su posterior desarrollo.

4 – Estabiliza la planta en la maceta

Para estabilizar la planta en la maceta, se debe atar el tallo a la madera con cordones que deben pasar por el interior de los agujeros previamente creados en el contenedor.

5 – Verificar el desarrollo de las ramas

Cuando se hayan desarrollado las primeras ramas, también se atarán a los cordones. Si desea que crezcan horizontalmente, deberá tirar de ellos con fuerza. Si, por el contrario, quieres que crezcan verticalmente, tendrás que anclarlas de forma más suave. Es importante dejar algo de espacio entre las distintas ramas para evitar dañarlas y asegurar que se desarrollen con facilidad, sin asfixiarse.

6 – Poda de ramas

A medida que la planta crece y las ramas se hacen más gruesas, es necesario realizar una poda cuidadosa para darle a la planta la forma y el tamaño deseados. Para hacer esto, es necesario cortar las ramas secundarias, dejando solo las principales. Esta técnica mantiene la planta sana sin comprometerla. Las hojas amarillentas y más grandes también deben eliminarse para que entre suficiente luz y aire a la plantita.

7 – Poda de raíces

Otra intervención importante a realizar es la poda de raíces. por un máximo de dos veces al año. Antes de hacer esto, es necesario podar la planta de nuevo a su situación original, es decir, se deben eliminar la mayoría de los brotes apicales.

En este punto, después de sacar la planta de la maceta, es necesario quitar el 25% de las raíces de cada lado y del fondo con un cuchillo. Una vez terminado, agregue más tierra a la maceta, reinserte la planta y cubra el sistema de raíces compactando bien el sustrato. En un par de días, las raíces se habrán adaptado nuevamente a la tierra.

Raíces de cannabis
Raíces de cannabis

Las mejores variedades de marihuana bonsái

Para obtener un ejemplar de marihuana bonsái es preferible partir de una variedad que ya sea de tamaño reducido. Algunos tipos de cannabis adecuados para este fin son:

  • Critical Kush: es un tipo predominantemente índica, que crece muy compacto y exuberante.
  • White Widow: es una variedad holandesa con un 50% de sativa y un 50% de índica.
  • Blue Widow: esta planta de predominancia sativa es muy corta, lo que facilita contener su desarrollo.
  • Purple Punch: esta planta es vigorosa, pero sigue siendo de tamaño pequeño. En consecuencia, es un excelente candidato para tener una prima bonsái.

¿Cuánto tiempo vive un bonsái de marihuana?

La marihuana bonsái no tiene una vida útil específica, en el sentido de que aún no está claro cuánto tiempo estas plantas pueden mantenerse sanas y vivas. Por lo general, los cultivadores las dejan en estado vegetativo durante mucho tiempo, por lo tanto, sin floración, para obtener la mayor cantidad de esquejes posibles.

Sin embargo, es una buena idea reemplazar:

  • marihuana bonsái indica cada 3-4 años;
  • variedades híbridas cada 4-5 años;
  • variedades sativas cada 5-6 años.

En cualquier caso, se trata de valoraciones meramente orientativas ya que pueden existir variaciones debido, por ejemplo, al tipo de mantenimiento que se realice a las plantas.

¿Es legal la marihuana bonsái?

Un bonsái de cannabis es lo mismo que una planta de marihuana en todos los aspectos, por lo que te sugerimos informarte sobre la legislación de tu país, para comprobar si la simple posesión es un delito.

Recomendaciones & Disclaimer

* La información contenida en este artículo tiene fines ilustrativos, se ha extraído de fuentes externas y no constituye en modo alguno un consejo médico. Por eso, antes de usar productos con THC o CBD y en general a base de cannabis, te recomendamos que consultes a un profesional. Te instamos a no consumir productos de cannabis fuera de la ley: puede ser muy peligroso para su salud, causar efectos secundarios impredecibles y traerle serios problemas con la ley.

Leave a Comment

Your email address will not be published.